VVAA – BSO One Dollar, El Precio de la Vida (Superego)

La historia de este disco se forja en 1989, cuando George Bush padre decide invadir el Canal de Panamá y tomar el poder del país, a través de Guillermo Endara. Con aquella operación, se le quitó a Panamá mucho más que la independencia: la implantación de un sistema proteccionista con los ricos pero caótico para los pobres, y la universalización social de algo tan “necesario” para un país como… las armas. One Dollar El Precio de la Vida, un documental dirigido por Hector Herrera refleja tan fehacientemente este estado de cosas, que hasta el incrédulo sería capaz de cambiar de mentalidad. Mafias, charcos de sangre a diario, drogas por doquier, miseria, desesperanza, desasistencia social absoluta, mentiras políticas, ignorancia, lumpen-proletariado creciente: en Panamá City la mayor parte de la población vive así, y muchos recuerdan que precisamente antes de 1989 todo iba mejor, no habían pistolas, la música era diferente y el gobierno procuraba atenciones sociales. Una gente que, a pesar de todas las alienaciones posibles, sabe cual es el origen del problema.

En One Dollar El Precio de la Vida podemos apreciar cómo son y qué hacen los miserables que mueren a diario de forma violenta. Hip hop y ragga es la receta musical. Y la frivolización con los mensajes violentos no es aquí una invención, como a veces sí lo ha sido en Norteamérica: es el pan de cada día. Historias en un español de Panamá clarividente para cualquier oído que conozca este idioma. Historias que son, como diría Chuck D, las “verdaderas notícias, la verdadera CNN”, porque las narran los que están dentro del meollo. Es imposible no estremecerse ante temas como “El asesino”, “Lo maté”, “Hijueputa mentiroso”, “La violencia” o “Barrio de chacales”. Un círculo vicioso que nadie rompe, un pequeño ejemplo de cómo vive la mayor parte del mundo.

El esfuerzo desde España para conocer tan insostenible situación tiene en este trabajo una avanzadilla. La denuncia de Héctor Herrera es total, y el clamor de los entrevistados unánime. Duele pensar que, quizás, muchos de ellos ya hayan muerto. Para saber quien controla la mayor parte de Centroamérica, y qué cambios necesitan sus sociedades, One Dollar es, pues, un documento imprescindible. El toaster y productor madrileño Chulito Camacho y el músico gallego Roty 340 han cedido sus vertiginosas bases para que los cantantes panameños de la violencia desatada viertan sus durísimas reflexiones: el hip hop español puede y debe ser una referencia moral de progreso para los oprimidos, ya que aquellas poblaciones paran mucha atención al rap de aquí (conviene, pues, no decir tonterías a través del micrófono).

Un puñetazo al estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien