ZZ Top – La Futura (Universal)

A estas alturas, hay pocas cosas más icónicas en el rock que las barbas de Billy Gibbons y Dusty Hill. Quizá el uniforme de colegial de Angus Young. El caso es que, casi 42 años después de su primer disco, es preciso tener en cuenta la dimensión de una discografía enorme para poder analizar como se merece el nuevo disco de ZZ Top. La Futura es el decimoquinto álbum de estudio de la banda de Texas; 189 años contemplan a un trío que sigue exhibiendo su debilidad por el blues-rock, los coches y las piernas largas.

La Futura recupera una de las mejores versiones de ZZ Top. Es poco probable volver a la mejor versión de ZZ Top a día de hoy porque: a) la inspiración de Tres Hombres o Eliminator es irrepetible, y b) son necesarias un par de décadas o tres para dotar a los buenos discos de la mitología que les adorna. Por lo tanto, La Futura consigue lo máximo a lo que podría aspirar. Situarse en la senda de Tres Hombres, Fandango! y Eliminator es más que suficiente para 2012. Sobre todo después de la decepción que fue su anterior referencia, Mescalero.

Entre la publicación de su antecesor y La Futura ha pasado casi una década. Algún recopilatorio y un par de directos hasta la fecha hacían presagiar que Gibbons, Beard y Hill habían decidido que ya estaba bien, que ya era hora de vivir de rentas. En el caso de Gibbons, también de cameos en la tele. Pero no. Y lo cierto es que éste es uno de esos regresos cuya dignidad lo justifica todo. Críticos del mundo, engrasad vuestras máquinas de tópicos porque ZZ Top han vuelto y siguen en muy buena forma.

Vale, no vamos a encontrar las versiones actualizadas de “La grange”, “Tush” o “Sharp dressed man”, pero sí una colección de las mejores virtudes de los tejanos. Después de producir en solitario los dos últimos discos, ya sin la participación del manager Bill Ham, Gibbons ha decidido contar esta vez con Rick Rubin. Sin duda, la ayuda del neoyorquino ha sido fundamental para revitalizar y reconducir el sonido de ZZ Top; quién sabe si su afición por las versiones arriesgadas ha tenido algo que ver con el magnífico blues-rock de “I gotsta get paid”, una vuelta al tema de “25 Lighers”, del rapero DJ DMD.

La Futura es cerveza ZZ Top, sin limón, sin inventos. No hay guitarras más ZZ Top que las de “Chatreuse” y “Consumption”, que parecen hermanas gemelas de alguno de sus videoclips; ni blues más típico de Gibbons y compañía que “Heartache in blue” (uno de los mejores momentos del disco, con la fabulosa armónica de James Harman); ni ritmos de bar de carretera como los de “I don´t wanna lose, lose, you” o “Have a little mercy”, con los que declararle tu amor a la camarera del rest stop de turno. El hard rock de “Flyin´ high” y los medios tiempos como “Over you” y “It´s too easy mañana”, con la clásica voz cascada de Gibbons, completan un retorno más que digno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.