Calavera

El fin último de nuestra música es hacer sentir algo

Calavera entregan El Monte del Perdón (2015) justo un año después del notable Quebranta (2014), un segundo mini-álbum igual de acertado y jugoso con el que confirman un talento compositivo deudor de The New Raemon, Low o Sun Kil Moon.

En este tiempo los zaragozanos se han convertido en una sensación en la capital aragonesa, gracias a sus trabajados directos y unas canciones inquietantes y sólidas, con regusto épico pero que no pierden de vista el realismo latente en sus letras.

Charlamos con el vocalista y guitarrista Álex Ortega justo antes de su actuación en la Sala Costello de Madrid, donde el viernes participarán junto a Tripulante y Crucero en el Summer In The City organizado por Gran Derby Records.

¿Cuáles son, en vuestra opinión, las principales diferencias entre “El Monte del Perdón” (2015) y “Quebranta” (2014)?

La primera es que “Quebranta” se compuso en un plazo de tiempo más largo. De hecho, las canciones llegaron a estar pensadas para tocarse en formato dúo y fue así como las presentamos en una primera gira. La segunda es la banda. La base rítmica la incorporamos pocos meses antes de la grabación y se ciñó a unos temas ya cerrados. Con “El Monte del Perdón” ha habido mayor participación creativa por parte del grupo, ya que todos estuvimos inmersos en el proceso desde el principio.

Hablamos de dos EP´s lanzados con una diferencia de justamente solo un año… ¿Por qué no publicasteis un álbum completo? ¿Estamos hablando de dos viajes diferenciados e independientes?

Efectivamente son dos grabaciones muy distintas. Y así queremos pensar que lo percibe el oyente. Queríamos que sonara a Calavera, pero no a “Quebranta”. Es posible que nos pueda la impaciencia, pero también somos conscientes de que estamos empezando y ahora mismo preferimos darnos a conocer con este formato, mucho más asequible. Además, así podemos generar más noticias a corto plazo, que creemos que es importante para mantener atento al público y a los medios.

En cualquier caso tengo la sensación de que a vosotros mismos os gusta especialmente el formato de EP, y además parece que ajusta como un guante a vuestras cualidades…

Sí, nos encanta. Seguro que haremos más, pero ahora el paso lógico es el LP para 2016. Y en eso es en lo que vamos a empezar a trabajar.  Es complicado hacer diez canciones redondas, pero lo vamos a intentar. No nos conformaríamos con el típico disco de un par de singles y mucho relleno.

Personalmente he definido vuestra música como una mezcla de sensibilidad contagiosa, extremo cuidado de los elementos y marcada profundidad ¿Estáis de acuerdo con la definición? ¿Cómo definiríais vuestras canciones?

Nos gusta mucho que la veas así. Nosotros no sabemos muy bien cómo definirla. Al final el pop es un género tan amplio que no sabría decirte. Hay pinceladas folk, con guitarras acústicas y sonidos de teclado clásicos; y partes rock, más potentes y movidas. Todo ello regado con cierta atmósfera post, espacial y ambiental.

En consecuencia, vuestras composiciones tienden también a lograr un fuerte impacto emocional ¿Es esto una premisa obligada cuando componéis? ¿Tiene una canción de Calavera resultar “forzosamente” emocionante?

Debería. El fin último de nuestra música, como creo que lo es del arte en general, es hacer sentir algo… provocar sensaciones… evocar. Conseguir eso me parece un gran logro, y al menos no se podrá decir que no lo intentamos.

Lo digo, entre otras cosas, porque ya en Limnopolar (anterior banda de dos de los miembros de Calavera) la épica era un componente habitual en vuestra música y me atrevería a decir que ésta sigue ahí, pero ahora de una manera menos evidente y más implícita ¿Estáis de acuerdo?

Así es. Totalmente de acuerdo. Y nos gusta más de esta manera. De hecho, es el camino a seguir en las futuras canciones.

Entre vuestras influencias encuentro artistas como Low, Mark Kozelek, The New Raemon o Cuchillo… ¿Cuáles diríais que son vuestros principales referentes musicales?

Vaya, eso es todo un piropo. Si nos preguntas por separado te podríamos decir infinidad de grupos de estilos muy diferentes. Así a bote pronto, creo que estaríamos todos de acuerdo en nombrar a Sunny Day Real Estate como grupo de referencia. No obstante, si de algo me siento orgulloso en el grupo, es de la personalidad que imprime cada uno a su instrumento. Todos tienen un estilo propio muy reconocible. Y esa es nuestra identidad. A mí personalmente me gustaría que lo nuevo tuviera como referentes a Grizzly Bear, The National o incluso, sin llegar a entrar todavía en el terreno de la electrónica, a Owen Pallett.

Javier Vicente de Big City está colaborando con vosotros últimamente, al menos sobre el escenario… ¿En qué punto está asociación? ¿Pasará a ser el quinto miembro del grupo?

Javi (Carasueño) ha tenido un papel fundamental en este último EP. Él se encargó de la producción y se implicó mucho en la grabación junto a Hans Krugüer en Subiza. En las primeras fechas de presentación pudimos contar con él como quinto miembro a los teclados, pero ahora tiene una agenda muy apretada y nos toca volar solos. Imagina el privilegio que supuso para nosotros, como fans declarados de Big City que somos, que él se ofreciera a participar en los directos. Actualmente nos une una gran amistad y esperamos seguir contando con el tándem Carasueño – Krüger de cara al LP.

En realidad todos tenéis otros proyectos artísticos además de Calavera ¿Cómo distribuís o asignáis vuestro tiempo?

Hasta hace poco compartíamos base rítmica con Kyoto, pero tristemente el grupo se encuentra en parón indefinido. Así que ahora soy yo el único que tengo que compatibilizar. Me he unido junto a Eric (El Brindador) al proyecto de Senhor C, Underdogs. Hacemos garage, punk, rock setentero… en el que nos vamos turnando bajo, guitarra y batería. Me gusta mucho porque supone algo muy distinto a lo que hago con Calavera, y juntarse con estos dos es diversión asegurada.

En Zaragoza sois ya un fenómeno contrastado, capaces de congregar a 400 personas en un concierto… ¿Cómo ha ido creciendo la bola de Calavera desde que empezasteis hasta ahora?

Supongo que tuvimos la suerte de no empezar de cero. Entre Limnopolar y Kyoto ya contábamos con algunos seguidores, pero ha sido sorprendente ver como ha ido creciendo la afluencia de público a los bolos. Nuestro trabajo nos cuesta también. Intentamos estar al día con las redes sociales y la promoción. Ensayar mucho y seleccionar muy bien los conciertos en Zaragoza para no saturar y generar algo de expectación. Ojalá podamos igualar ese éxito en el resto de España…

Precisamente queda ya lejos la disolución de Limnopolar… ¿Cómo veis ahora, y con la perspectiva que da el paso del tiempo, toda aquella experiencia con la banda y su desaparición (seguramente en el momento de mayor popularidad del grupo)? ¿Ha influido aquella experiencia de alguna manera en la personalidad de Calavera?

Aún no está cerrada la herida. Da mucha pena perder todo lo que habíamos conseguido y todas las ilusiones que habíamos puesto. Quizás con la mentalidad más madura que tenemos ahora, no lo hubiéramos dejado de aquella manera. Pienso mucho en las primeras canciones, las que se quedaron sin grabar y que me parecen la verdadera esencia de lo que era Limnopolar. Resulta inevitable que toda esta experiencia vivida afecte al nuevo grupo. Musicalmente, te alejas de todo aquello que pueda recordar a esa etapa interior. Dejar claros los roles de los miembros del grupo es muy importante. No sé… no es algo que esté ya muy presente, pero lógicamente intentas no cometer los mismos fallos.

Volvamos a mirar hacia adelante… ¿Cuáles son los planes de futuro de Calavera? ¿Qué expectativas tenéis como banda?

Ahora mismo lo que queremos es seguir tocando. Tocar todo lo que nos sea posible. Enseñar nuestros dos EPs fuera de Aragón. Darnos a conocer en otras ciudades e intentar hacernos un hueco en el circuito nacional.

De momento hace un par de semanas que estrenasteis el vídeo de “Un Gran Fracaso” en la Web de Mondo Sonoro y se montó un pequeño revuelo en los comentarios… ¿Qué pasó? ¿Os afectan las críticas (buenas o malas) de algún modo?

(Risas)… Pues al principio fue algo que nos hizo gracia. Que a alguien no le guste nuestro video, nuestra música, o nosotros, es totalmente respetable. Pero lo que no mola es ocultarse tras un anónimo para soltar una serie de despropósitos e idas de olla con el fin de hacer daño. Por suerte, sus propios comentarios le dejan en evidencia y al final el “hater” ha desatado un fenómeno fan en nuestro facebook. Supongo que las críticas siempre afectan. Especialmente las malas. Cuestionarte te hace mejorar.

También habéis sonado ya varias veces en Radio 3… ¿Notáis que cada vez vais captando más atención por parte de medios nacionales?

Sí, hemos tenido reseñas en webs y revistas nacionales y ya nos hemos levantado corriendo de la cama un par de veces, tras el chivatazo de algún amigo escuchando la radio. Así sí que está guay despertarse. De momento muy buenas palabras de Carmona y Julio Ruiz en “Hoy Empieza Todo” y “Disco Grande” de Radio 3.

Hasta ahora vuestras referencias han sido publicadas por vosotros mismos o mediante crowdfunding… ¿Se ha interesado ya alguna discográfica en vuestra obra?

Actualmente estamos trabajando con la gente de Gran Derby a través de su filial Doma Clásica. Pero todavía no hemos publicado con nadie. Tampoco tiene mucho sentido tratándose de EPs. Veremos qué pasa con el larga duración. Por el momento, estaremos este viernes en Madrid, en el festival “Summer in the City” que monta el sello en Costello junto a otros artistas de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien