Entrevistamos a The Waterboys que esta semana nos visitan

No es nada fácil mantener un prestigio a lo largo de varias décadas; ni acompañar una tan bien ganada reputación con la entrega de discos sólidos dentro de su irregularidad. Puede que eso, una evolución no igualmente entendida por todos los seguidores de The Waterboys, sea a la vez signo inequívoco del buen estado de salud de unos músicos –en este caso, de su líder único e ideólogo vitalicio- que han hecho de la búsqueda virtud y de las convicciones progreso. En la charla con un Mike Scott lacónico, agotado por el transcurso de unas entrevistas encadenadas en las que quizá le toque responder a cuestiones incómodas, se ve bien a las claras que el peso de una leyenda no implica lastre alguno. Bien al contrario, en su Escocia natal pocas veces han sido testigos de una carrera tan longeva como fructífera.

Constatando el leve giro de su carrera, a veces difícil de aceptar por el propio autor, indagamos en la génesis y el efecto de un álbum mucho más asimilable en el contexto actual que en el que vio nacer a un grupo de músicos imbuidos por un espíritu folclorista del que no acaban de desprenderse, por mucho que les pese.

«Aún sigo estando en el centro, en el corazón de la música de The Waterboys, y por lo tanto el mismo espíritu y las mismas sensaciones siguen estando ahí»

En primer lugar: ¿Está de acuerdo con esa frecuente sensación que acompaña a su música, algo así como la idea de estar escuchando algo nuevo, o al menos inesperado, cada vez que The Waterboys lanzan un nuevo álbum?

Sí, y creo que así es como debería ser la música. Cada grabación debería ser diferente y con sus cualidades propias, y también conteniendo el espíritu de su propio tiempo y creación.

 

A propósito, ¿cuáles son sus expectativas personales después de tantos años en la industria y quince discos oficiales grabados? ¿Se siente especialmente motivado?

No, simplemente contento por salir de nuevo de gira después de la pandemia.

Ha pasado mucho tiempo desde que en 1985 alcanzasen el éxito masivo con aquel fantástico This Is The Sea. ¿Qué cosas han cambiado y qué otras siguen siendo las mismas en la música de The Waterboys?

Aún sigo estando en el centro, en el corazón de la música de The Waterboys, y por lo tanto el mismo espíritu y las mismas sensaciones siguen estando ahí. Pero hay muchas nuevas influencias, sonidos, capacidades, habilidades y estilos a mi disposición, y hay miembros en la banda que aportan su propia brillantez y talento.

¿Aún le da la sensación de que Fisherman’s Blues, sin duda su disco más conocido en España, fue el verdadero punto de inflexión en su carrera?

Fue uno de ellos.

Tras haberse involucrado de alguna manera en texturas electrónicas y modelar los trabajos más recientes en esa especie de producción más acorde con las nuevas generaciones, dicho enfoque se hace más evidente en All Souls Hills. ¿Ha sido largo el proceso hasta llegar a este punto?

No uso ningún sonido electrónico. Si se refiere a loops de batería o samples, eso es mainstream, no electrónica; si habla de una influencia del hip hop o del soul, entonces sí, eso ha estado ahí, pero no es “electrónica”, es algo orgánico.

Pese a todo eso, y llamémosle como queramos, estas canciones suenan más naturales que nunca, gracias tal vez a la colaboración de Simon Dine, quien previamente había hecho algo parecido en el disco Sonik Kicks, de Paul Weller. ¿Fue esencial su contribución?

Su labor en este álbum ha sido brillante, y no habría sido posible escribir los seis temas con él de no haber sido por su trabajo.

 

También hay muchos contrastes dentro de las propias canciones, desde la palpitante “Blackberry girl” hasta la más clásica en sus hechuras “Hollywood blues”, bastante más cercana en estilo a las primeras composiciones de la banda. ¿Era algo que pretendían alcanzar, esa amplia gama de sonidos, cuando entraron al estudio?

No pensamos en ello. De hecho, al principio ni siquiera me daba cuenta de que estaba grabando un disco. Hice “Here we go again” con Simon y decidimos hacer alguna más, y poco a poco la cosa fue creciendo hasta convertirse en un álbum completo.

No podemos obviar la muy personal visión que realizan de “Once we were brothers”, el sentido tributo que el gran Robbie Robertson dedicó a sus compañeros en The Band. ¿Fueron una de sus principales inspiraciones desde siempre?

Así es. Como banda acompañante de Bob Dylan en el bootleg de 1966, aunque fuera oficialmente publicado en 2001 como parte de las Bootleg Series, hicieron el rock más grande, como género musical, que nadie haya podido escuchar, un sonido que me inspiró profundamente cuando lo escuché en aquel disco pirata a los catorce años. La guitarra afilada como una cuchilla de Robbie, el increíble órgano Lowrey de Garth, los riffs de piano de Manuel y el bajo matador de Danko.

En estos temas encontramos un mundo en general luminoso, la atmósfera de las canciones es bastante esperanzadora, como si creyera en la capacidad del ser humano para sobreponerse a todas las catástrofes que él mismo ha creado.

Ya lo creo que sí. Y si echa un vistazo a la historia reciente, hemos dado muchos pasos adelante desde, digamos, 1900. Hoy en día, en los países occidentales, tenemos libertad de pensamiento, libertad espiritual, y libertad para ser quienes queramos ser, y eso incluye la diversidad racial, sexual y religiosa. Sé que mucha gente da todo esto por supuesto y no lo tiene demasiado en cuenta, pero significan un gran avance respecto al siglo diecinueve. Y pese a los esfuerzos de los autoritarismos por arrebatarnos esas libertades, han llegado para quedarse: Son parte de la evolución humana.

¿Esa evolución de pensamiento o de la propia libertad también atañe a la música hoy? ¿Son los músicos y los artistas en general responsables de hacer creer a la gente en sus propias capacidades?

Junto con otros pensadores: Autores, poetas, cineastas, artistas visuales, diseñadores de moda y tantos otros. Todos y cada uno de ellos juega un papel importante.

 

Como banda de largo recorrido, los más que previsibles sold-outs de sus conciertos en el Reino Unido deben hacerlo sentir orgulloso. ¿Qué puede esperar el público español de su inminente concierto en La Riviera?

Rock and roll a toda máquina.

Para terminar con una anécdota, o al menos en eso debió quedar: Aún se tiene un mal recuerdo del concierto frustrado que The Waterboys iban a ofrecer en Valencia, en un cartel en el que iban acompañados por Simple Minds en la gira del 86. Creo que unos días antes de la fecha prevista para el evento hubo una fuerte discusión entre varios miembros de la banda, lo cual finalmente ocasionó la suspensión del mismo. No sé cuál será su visión de aquello tantos años después, pero en su momento sus seguidores se sintieron bastante mal por no haber podido ver al grupo en su momento álgido a nivel creativo.

Es alucinante que 35 años después aún tenga que responder a esta pregunta. Y debo decirle que la historia que le han contado no es cierta. Se anunció que íbamos a hacer unos cuantos shows con Simple Minds a los que nunca dimos nuestro consentimiento. No cancelamos aquellos conciertos porque nunca habíamos acordado tocar. Cuando se nos ofrecieron le dije al agente que nos contrató (un empresario inglés) “no, necesitamos un descanso de la gira y no haremos esos conciertos”, pero él ya les había dicho a los promotores que tocaríamos, lo cual fue una absoluta falta de profesionalidad por su parte. Alguien inventó esa historia sobre la banda, diciendo que los cancelamos para salvarnos el culo. Aún sigo enfadado por el hecho de que la reputación de The Waterboys saliera dañada de esa forma debido a comportamientos nada profesionales de otras personas. No fueron justos con nosotros. Ni tampoco lo fueron con los fans, que naturalmente se sintieron decepcionados porque no tocáramos cuando les dijeron que lo haríamos. Ni fue justo para los promotores españoles, que creo que anunciaron nuestra presencia de buena fe porque el agente (de manera anti profesional) les comunicó que allí estaríamos.

 Toma nota de la gira de The Waterboys

15 Sep 2022 · MADRID · La Riviera Entradas

16 Sep 2022 · MURCIA · Visor Fest Entradas

17 Sep 2022 · GRANADA · Teatro del Generalife (1001 Músicas) Entradas

Escucha ‘All Souls Hill’ de The Waterboys

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien