Kurt Vile and The Violators (Sala Apolo) Barcelona 22/10/18

Detrás de esa melena larga y desaliñada encontramos los suaves ojos de un músico que destila talento por sus poros. El americano Kurt Vile actuó el pasado lunes 22 en Barcelona, dando una clase magistral de encanto y sencillez en el escenario de la sala Apolo. Su música indie folk de matices lo-fi suena pura y robusta.  Su último disco Bottle In del sello Matador es de fácil escucha, preciosos acordes que se fusionan y rescatan la esencia de su Filadelfia natal, otra muestra más de lo que es capaz de hacer con tan solo una guitarra. Esta vez, su banda The Violators le acompañaban en el escenario. Aparecían entre aplausos, con la sala llena hasta la bandera y un público deseoso.

Su último single, “Loading zones” era el encargado de abrir la velada. Un tímido Kurt con camisa de cuadros y camiseta de los Ramones desenfundaba su guitarra y destapaba las sonrisas de los allí presentes. Como buen fan de la repetición, la presentación de su último trabajo fue dominada por temas de larga duración, que en directo parecen sumirte en un gran sueño como si de una banda sonora se tratase.

“Bassackwards”, “Check Baby” y “Cold Wind Blows” de Bottle In se mezclaban con temas de sus discos pasados, el norteamericano cuenta ya en la recámara con siete álbumes en solitario, uno de los cuales en colaboración con su buena amiga Courtney Barnett. La crisis de identidad por la que pasó hace un tiempo le ha hecho cantar a sensaciones etéreas e incluso irreales. Los sentimientos universales se plasman en sus letras donde temas como la tristeza, el amor, la superación de descubrirse a uno mismo e incluso la cotidianidad se dan cita. Su timidez es más que evidente, el cabello tupido cubre el rostro de un tipo modesto de Pensilvania que cree en las raíces de su música. Aunque de vez en cuando nos regale una sonrisa cálida, Kurt es un hombre de pocas palabras. Tan solo un “Hey guys, I love you” bastaba para meterse en el bolsillo a un público entregado, con su demostración impoluta de Neo folk. Sus guitarras hablan por él.

Kurt Vile and The Violators nos trasladaron a América del Norte con temas míticos como “Walkin’ on a pretty day”, “KV Crimes”, “Goldtone” y “Girl called Alex” del Wakin on a Pretty Daze (2013, Matador). No dejando de lado a su disco quizás más aclamado b’lleve i’m goin down… (2015, Matador) con “Wild imagination”, “Weelhouse” y el clásico “Pretty Pimpin’”, tema insignia que cerraba el bolo dejando una sensación de bienestar.

Varias guitarras pasaron por sus manos y las del resto de la banda, intercambiándose así los roles de bajista y guitarra en ciertos temas. El que fuera miembro de The War On Drugs nos dejaba boquiabiertos con su solo de guitarra en mitad del bolo, demostrando así su maestría con el instrumento de cuerdas. La intimidad que nos transmite con tan solo su voz y sus acordes es maravillosa, deseas quedarte perenne en este espacio con el bueno de Kurt. Ha sabido mantener la esencia de su ciudad, transmitiendo mucho con muy poco y destilando un sonido particular tan claro y tan bien ejecutado que solo puedes desear escuchar más. Kurt Vile Crea música para disfrutar, música para amantes de la música.

Foto: Blanca Orcasitas (Concierto de Madrid)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.