Lana Del Rey – Chemtrails Over The Country Club (Universal)

Lana Del Rey la lió parda cuando en sus redes sociales escribió que no se sentía afín a los ideales feministas. La cantante y compositora neoyorkina expresaba en su cuenta de Instagram que estaba harta de que se la crucificase (sic) por tener una estética glamurosa, y que solo la entendían las compositoras que veían en ella el ejemplo de una mujer empoderada que se limitaba a narrar en sus canciones la realidad que ella ha experimentado a nivel emocional, en donde las rupturas amorosas forman parte consustancial a su estética. Voces iracundas desde el feminismo la censuraban no tanto por invisibilizar al movimiento, o perfilar un rostro inofensivo y sumiso, sino por erigirse como una compositora “autentica” y “delicada” que es capaz de meterse en los charts sin necesidad de enseñar su cuerpo, o cantar utilizando un vocabulario que seguramente le parece vulgar.

Incluso la portada de este magnífico Chemtrails Over The Country Club (Universal, 2021) ha disparado las alarmas: ¿en el selecto elenco de amigas de Lana no hay ni una mujer negra? La polémica está servida. Quien esto suscribe nunca ha creído que Del Rey represente a un adalid de la lucha feminista a pesar de que muchos de sus fans la confundieron con un icono de la femme fatale agerrida en sus inicios. Creo, sinceramente, que la autora de “Video Games” vive instaurada en su mundo, como escribió la critica musical y escritora Ann Powers, esculpido a base de un imaginario de mañanas soleadas, autopistas solitarias, y un elenco de elementos cognitivos disonantes cuyas resonancias hacen que su discurso sea tan resbaladizo: un pastiche de referencias culturales que van de la remembranzas a los 60’s, torch songs con caída de ojos, soflamas en las que muestra cierta sumisión, para acabar encontrando su verdadero yo artístico mostrándose como una mujer que lucha por conseguir sus verdaderos objetivos que, no son otros que el amor, el placer, y una insobornable intimidad. Una opción estética como otra cualquiera muy anclada en la política de las majors.

Aquí tenemos un cancionero que, sin estar a la altura de Norman Fucking Rockwell (2019), la mantiene instalada en la cumbre de las mejores compositoras del pop mainstream (ideologías aparte) actual. Bellos arreglos de cuerda, pedal steel y mellotrón de su fiel escudero Jack Antonoff envuelven las etéreas líneas maestras de canciones como “White Dress” (con unos registros de voz al limite del descalabro), resuelta en una letra en la que agradece a un hombre haberle dado la oportunidad de ser alguien en la industria musical, y de hacerla sentir Dios. Como vemos, Lana Del Rey se mueve en marcos narrativos especialmente confusos, de ahí la polarización entorno a su persona.

En “Chemtrails Over The Country Club” sigue perfilando ese personaje melancólico mientras le canta a un amor pasado arañando los posos del sonido Laurel Canyon, y “Tulsa Jesus Freak” declama bajo un manto de suaves notas de sintetizador y con la voz doblada en diferentes capas sobrepuestas.

Lana repite sin cesar que necesita “amar como una mujer “en la portentosa “Let Me Love You Like A Woman” cuya plasticidad remite a los tiempos de Born To Die, y junto a Rick Nowels componen otra gema espléndida, “Yosemite”, con un entregado registro vocal y unas líneas de guitarra primorosas. Acaba el álbum con toda una declaración de intenciones y que no hace más que alargar la polémica sobre tan controvertido personaje: “For Free”, versión de Joni Mitchell (compositora que admira como referente del “buen gusto”) junto a Weyes Blood y Zelia Day a las voces. Con este tema parece cerrar un circulo. Primero agradece haber sido descubierta por un hombre en un territorio marcado por el patriarcado trasnochado, y ahora canta por dinero, y es dueña de su cuerpo. Ya nadie tiene porqué escribir su destino.

Escucha Lana Del Rey – Chemtrails Over The Country Club

5 comentarios sobre “Lana Del Rey – Chemtrails Over The Country Club (Universal)

  • el 29 Marzo, 2021 a las 8:36 am
    Permalink

    Maravillosa, se va superando a cada disco y además tiene el don de poder hacer lo que le viene en gana. Podría estar haciendo canciones súper comerciales, pero es una autora descomunal

    Respuesta
  • el 29 Marzo, 2021 a las 5:51 pm
    Permalink

    Un disco reposado que crece mucho en cada escucha

    Respuesta
  • el 30 Marzo, 2021 a las 11:18 am
    Permalink

    Buena reseña. Sólo un apunte: ¿no aparece una chica negra en la portada?

    Respuesta
    • el 30 Marzo, 2021 a las 12:29 pm
      Permalink

      Yo diría que sí, aunque ya sabes como es la corrección política en EEUU…

  • el 10 Abril, 2021 a las 7:47 pm
    Permalink

    Luis Moner:

    Se notan muy mucho tus prejuicios respecto al feminismo. Esos prejuicios con frecuencia suelen evidenciar ignorancia, y a veces simple misoginia y mala fe.
    La opinión que 1, 2, ó 30 personas feministas tengan sobre Lana del Rey no es representativa de un movimiento tan amplio y diverso. Son opiniones INDIVIDUALES.
    Dejemos de generalizar. Siempre estamos con las mismas cantinelas: “Los gais están a favor de los vientres de alquiler”. Pues no. Yo soy gay y estoy en contra.
    “Los gais adoran a Madonna y a Rosalía” ¿Qué proporción de gais, un 10%, un 20%? Son clichés, tópicos, generalizaciones, ignorancia.
    ¿Acaso hay algún trabajo metroscópico serio para poder asegurar que las feministas odian a Lana del Rey?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien