Libros del Kultrum presenta a Lester Bangs en castellano

Cuando el papel parece cada vez más en retirada, y lo digital se apodera de los hábitos de consumo para bien y para mal, Libros del Kultrum se lanza a una arriesgada pero reconfortante aventura: publicar un libro musical cada mes. Cuentan que piensan hacerlo sin obsesionarse por las últimas novedades, rescatando piezas no publicadas en castellano, textos olvidados o que nos han pasado por alto, y tocando todo tipo de géneros, desde el ensayo hasta el epistolar, pasando por supuesto por las memorias, autorizadas o no.

Su debut con este lanzamiento de noviembre es antológico, nunca mejor dicho. Se trata del famoso libro que editó Greil Marcus recopilando artículos y textos del no menos mítico crítico musical Lester Bangs, traducido aquí su título como Reacciones Psicóticas y Mierda de Carburador. Se trata de un libro que seguramente muchos habremos devorado en inglés, pero que ahora se nos presenta traducido al castellano por Ignacio Julià, alguien que sabe bastante de qué va esto por haber formado parte de una generación pionera de críticos que creció con Bangs y otros contemporáneos como referentes.

Como sabréis, Lester Bangs fue uno de los grandes críticos de los 70, metiéndose hasta el fondo en el mundo del rock, dejando traslucir sin ningún pudor sus filias y sus fobias, en un estilo gonzo hasta entonces inédito, a ese nivel de fama, en el mundo del periodismo musical. Pateando en el culo a la objetividad, esa objetividad que siempre se nos dice que debemos mantener, y mandándola lo más lejos posible. Viviendo al límite y muriendo joven y dejando un bonito cadáver, como alguno de los ídolos del rock: falleció repentinamente en 1982 cuando solamente contaba con treinta y tres años de edad.

Con un estilo tan iconoclasta y salvaje que le supuso incluso el despido de una revista tan moderna como Rolling Stone, Lester Bangs ve reunidos aquí unos textos que se mueven entre la crítica, el ensayo, el panegírico o los bandazos entre la demolición del sueño del rock (enorme su artículo desmitificando a todo y a todos con motivo del asesinato de John Lennon) y la constatación de que el rock es el único arte que nos puede seguir atando a la vida en circunstancias excepcionales. Sí, así de incongruente era Lester Bangs. Es lo que tiene escribir con las tripas, que a veces te pillan en contradicciones. También que te llevas algunas decepciones. En cualquier caso, Bangs era tan directo y dolorosamente entusiasta ensalzando a sus bandas preferidas (páginas y páginas alabando a The Troggs o Count Five), hablando de los álbumes que le habían marcando (sorprende que uno de ellos fuera el Astral Weeks de Van Morrison, quizás sorprende menos ) o derribando ídolos de sus pedestales (al David Bowie de la época glam, recuperado para su causa más adelante). Incluso a los suyos propios: no le dolían prendas si tenía que escribir en un momento dado que lo que estaban haciendo Lou Reed o Iggy Pop era una mierda. Todo ello revestido en la mayoría de ocasiones de una casi esperpéntica y cáustica ironía que hacía difícil saber, en artículos como los dedicados a Barry White o Kraftwerk entre otros, si realmente estaba disfrutando o mofándose abiertamente de ellos y todos sus seguidores.

El libro está organizado, respetando la distribución original, por secciones y de manera cronológica. Desde los primeros artículos para Creem hasta una sección llamada “Impublicables”. Destacan por su extensión los capítulos dedicados a The Clash y a sus impagables entrevistas con Lou Reed. Un libro provocativo, aún desde la distancia y superada más o menos aquella época en la que el fan y el periodista eran indisolubles. Un estilo que en nuestro país sentó las bases para que aparecieran cronistas tan particulares como Oriol Llopis, quizás el mayor espejo en el que pudimos ver a Bangs reflejado en castellano. Vale la pena repasar esas historias, aunque ya las conozcamos, para recordar un momento en el que el rock importaba, los periodistas de rock podían ser tan estrellas como las propias estrellas de rock, y había gente que era capaz de dedicar su vida, hasta las últimas consecuencias, a difundir la creencia de que el rock, a pesar de que ya se había demostrado lo contrario, todavía era capaz de cambiar el mundo. Si no el de todos, seguro que al menos cambió el de unos cuantos.

Excepcional debut el de la editorial Libros del Kultrum, una trayectoria que arranca fuerte y que promete grandes emociones, puesto que en las próximas semanas hay previstos lanzamientos de libros sobre Nina Simone, Donald Fagen, Gil Scott-Heron o George Harrison. Estaremos muy atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.