U2 – How To Dismantle An Atomic Bomb (Universal)

“Nos gustan ciertas canciones no porque sean buenas, sino porque nos recuerdan a otras que sí lo son”: esta era la frase favorita que Bono repetía incansablemente en la promoción del irregular Pop. A base de repetición la consigna debió quedar grabada a fuego no sólo en la mente de los irlandeses más universales (con permiso de James Joyce y Arthur Guinness), sino también en la de los máximos directivos de su compañía discográfica. Tras el batacazo que supuso el acercamiento de U2 a la música de baile, los dublineses se tragaron sus ganas de innovar y decidieron recordar sus más laureadas etapas inspirándose en ellas para dar forma al prescindible All That You Can’t Leave Behind.

Cuatro años después, los de Mount Temple School entregan How To Dismantle An Atomic Bomb, un álbum grabado bajo las mismas premisas revisionistas de su antecesor, pero marcado por las tareas extramusicales de su líder, Bono, que han hecho que la mayor parte del peso musical del álbum recaiga sobre The Edge. Este hecho, unido a la recuperación de su primer productor, Steve Lillywhite, parecía presagiar que U2 se pasarían al lado más crudo del rock. El single de adelanto del disco señalaba en esa misma dirección, pero finalmente los arrebatos rockistas de esta nueva entrega de los irlandeses han quedado reducidos al citado “Vertigo”, además de “All Because Of You” y “Love And Peace Or Else”, mientras que el resto del álbum se mueve entre acertadas baladas y medios tiempos redondos.

Es precisamente en esos medios tiempos en los que el disco gana enteros, y en los que U2 pone la épica al servicio de temas como “City Of Blinding Lights”, la enésima muestra de fascinación del grupo por la ciudad de Nueva York, y “Miracle Drug”, dedicada al escritor Christopher Nolan, y en la que se dejan entrever sutiles arreglos electrónicos. Pero al igual que a Jorge Manrique, es el fallecimiento de su padre, Bob Hewson, lo que más ha influenciado a Bono en los últimos tiempos, tal y como queda reflejado en los temas “Sometimes You Can’t Make It On Your Own” y “One Step Closer”. Sin embargo, no son éstas las baladas más afortunadas de How To Dismantle An Atomic Bomb, entre las que sí despuntan “Original Of The Species” y “Crumbs From Your Table”, tal vez el tema escondido del álbum.

How To Dismantle An Atomic Bomb no es el mejor disco de los irlandeses, pero sí el más acertado de su última década. En él U2 ha recuperado parte de la dignidad perdida, firmando grandes temas que no necesitan conexiones con el pasado para tener valor por sí mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.