Recordamos a Andy Anderson, batería de The Cure recientemente fallecido

Clifford Leon Anderson, más conocido como Andy Anderson y ex batería de The Cure, ha fallecido a los 68 años. Hace pocos días informaba a través de sus redes sociales de que padecía un cáncer terminal:

“Hola chicos, tengo cáncer de terminal en fase 4, y no hay forma de salir de eso, está cubriendo totalmente el interior de mi cuerpo y estoy bien y consciente de mi situación. Sin lamentaciones, solo quiero ser positivo, para mí es solo otra experiencia de vida y un obstáculo, que uno tiene que hacer otra elección que ser frío. (…) La quimioterapia y la radioterapia se discutirán en los próximos días, y espero volver con ustedes en los próximos días para comentarles los resultados. Definitivamente soy positivo sobre la situación”.

Siempre le recordaremos como un efímero batería de The Cure, que suplió en las baquetas a Lol Tolhurst, cuando éste decidió cambiar a los teclados. Corría el año 1982, la banda se encontraba en una difícil situación a punto de separarse después del intenso y excesivo tour de Pornography que terminó en una agria pelea en un bar de Estrasburgo entre Robert Smith y el bajista Simon Gallup. Después de la misma, se acordó finalizar las últimas fechas comprometidas y Gallup terminó saliendo del grupo, que quedó seriamente tocado. En aquél punto de inflexión y tras un tiempo de reflexión Smith se planteó el reto de grabar singles de éxito. Así llegó “Let’s Go To Bed”, que consiguió el mejor puesto en las listas de ventas en la historia de la banda. Después de su lanzamiento se enroló como guitarrista de Siouxsie & The Banshees para acompañarles durante su gira de finales de 1982 y principios de 1983 y suplir la baja del increíble John McGeoch.

El manager de The Cure, Chris Parry no quería que su líder terminara como discípulo de Siouxsie Sioux y en abril de 1983, preparó una aparición de la banda en el programa The Oxford Road Show de la BBC. Era el momento de completar el dúo para poder tocar en directo, con lo que decidieron suplir a Gallup con el bajo de Derek Thompson, de la banda SPK (en su única aparición junto a Smith y compañía) y como batería recurrieron a Andy Anderson, que había tocado junto a Nik Turner, Steve Hillage y Hawkwind.

 

La amistad de Smith con Steve Severin les hizo poner en marcha un proyecto paralelo al margen de The Cure y los Banshees que bautizaron como The Glove. Este súper grupo lo formaban las dos estrellas del postpunk y se completaba con la vocalista Jeanette Landray (por entonces novia de Budgie, batería de los Banshees) y para la batería, Smith volvió a optar por Anderson. Una aventura que en principio iba a generar tan sólo un EP, pero el dúo comenzó a dar muestras de una gran capacidad creativa grabando 15 canciones en apenas 3 días. Y así nació Blue Sunshine, un recomendable artefacto de tecnopop psicodélico. Un viaje lisérgico inspirado en varias películas de serie B en el que los ecos de Syd Barrett y los sonidos de la época, dio como resultado algunas canciones como los resultones singles “Like An Animal” y “Punish Me With Kisses”:

 

Tras la aventura de The Glove, The Cure seguían promocionando sus nuevos y exitosos singles y era el momento de presentar “The Walk” en el popular Top Of The Pops de la televisión británica, en el cuál volvió a acompañarles Andy Anderson tocando (sobre el playback) la batería electrónica.

 

Había que aprovechar el auge de popularidad de estas nuevas canciones y darles continuidad. Así llegó “The Lovecats” este tema de jazz pop que grabaron junto a los temas “Speak My Language” y “Mr. Pink Eyes”, para las que contaron con el bajo del productor de Pornography Phil Thornalley (supliendo a Gallup) y la batería de su nuevo compañero Andy Anderson. Del alocado vídeo volvió a encargarse Tim Pope.

 

Y volvieron a presentarla en The Top Of The Pops.

 

Era el momento de preparar un nuevo disco de The Cure y aunque un hiperactivo Smith la compatibilizó con la preparación de Hyaena de Siouxsie & The Banshees, fue capaz de cumplir con creces. Los nuevos The Cure eran Robert Smith a la voz y a la guitarra, Phil Thornalley al bajo, el saxo (y en directo a la guitarra y teclados) del viejo conocido Porl Thompson, los teclados de Lol Tolhurst y la batería y las percusiones de Andy Anderson.

the cure

El primer single de The Top, una de las pocas concesiones pop del disco, volvió a ser un éxito. “The Caterpillar” volvió a contar con un vídeo de Tim Pope.

 

Tras la publicación de The Top llegó una intensa gira en la que la nueva encarnación de la banda volvió a demostrar su buena química en el escenario. Para reflejar En la red hay buenas muestras de estos shows:

 

 

Pero no todo fueron buenos momentos. Los problemas con el alcohol por entonces de Andy Anderson le metieron en algún que otro lío. Tras una agria pelea en Niza que obligó a la banda a abandonar la ciudad llegaron más fechas, más fiesta y más excesos. El culmen llegó en Tokio, tras su actuación en el Nakano Sun Plaza Hall, cuando un enloquecido Anderson la emprendió a golpes con todo el mundo al llegar al hotel. Esa sería su última participación con The Cure, que decidió expulsarle de la banda temerosos de no poder afrontar con solvencia sus fechas en EEUU, para las que reclutaron a Boris Williams (ex Thompson Twins). El concierto puede disfrutarse al completo y es uno de los piratas más codiciados de la época:

 

 

Un día después del desgraciado incidente se publicaba el directo Concert: The Cure Live (1984), que daba muestra del buen estado de forma del reformado grupo. Después de su salida de la banda, Anderson siguió tocando la batería junto a músicos como Iggy Pop y grabó música para televisión. A pesar de ser un miembro relativamente efímero, siempre contó con el cariño de los fans y participó en numerosas ocasiones en diferentes homenajes.

El músico londinense descansa en paz, pero su peculiar forma de aporrear la batería quedará en nuestro recuerdo. Descansa en paz.

 

 

3 comentarios sobre “Recordamos a Andy Anderson, batería de The Cure recientemente fallecido

  • el 27 Febrero, 2019 a las 2:00 pm
    Permalink

    Me encantan los musicos de The Cure, porque suelen ser unos alcoholicos como yo (es broma!). Descanse en paz.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.