Donald Fagen – Hipsters Eminentes (Libros del Kultrum)

Se ha de felicitar, por su audacia araucana, a la editorial barcelonesa Kultrum, de nuevo cuño la misma y comandada por el experimentado y erudito Julián Viñuales, ex-editor de Malpaso y de Global Rhythm, especializadas ambas en música, al igual que este novedoso proyecto comentado. Sin embargo, esta tercera iniciativa alberga hondas intenciones “mitómanas y arqueológicas”, según su propia publicidad. Dicha empresa literaria (que también sustentan Manuel Álvarez, Octavi de Daniel Josep de Monfort), ha traducido ya al castellano un par de volúmenes como son el del crítico Lester Bangs (también reseñado por mi compañero Fidel Oltra, aquí en Muzikalia) y el de la soul woman Nina Simone pero, ¿cuál es el tercer caramelo?

Pues se trata de otra de las propuestas más irresistibles y alejadas de lo comercial, sin duda ninguna, que lanzará al mercado la propia Kultrum este mismo 28 de Enero, es decir, una peculiarísima y muy jugosa autobiografía editada originalmente en lengua inglesa, en Octubre de 2013, (Ediciones Viking) y escrita por un honesto, prestigioso y transparente super-anti-astro como es Donald Fagen. Para el que no le conozca, él es uno de los dos fundadores de Steely Dan, en mi opinión, uno de los 10 mejores y más legendarios grupos de la Historia del Rock.

Por lo tanto, algo más de 5 años después, nos alcanza este Hipsters Eminentes, donde ya de entrada nuestros ojos comprueban un fiel trasvase del título original en inglés, además de que la propia Kultrum añade los dos sugerentes y certeros subtítulos Ensayos Reunidos: Autobiografía del gusto – El ocaso de los dioses. El consiguiente paginado interior trasladado a nuestro idioma ha sido efectuado por un más que acreditado profesional como es Antonio Padilla, con 35 años de experiencia en este campo.

Antes de proseguir, apuntar que este libro de Kultrum, en cierto modo, podría suponer un extraordinario regalo de aniversario para el propio Donald Fagen, ya que éste cumplió 71 años este pasado 10 de Enero. De este mismo artista, por cierto, tenéis un especial sobre sus discos en solitario, aquí en Muzikalia.

Expresado con toda la imparcialidad del mundo, lo cierto es que salvo algunas breves y escasas incursiones en las correrías de su histórica banda, en realidad lo que trata Fagen, en esta obra, es de profundizar y direccionarse hacia una inmensa cantidad de aspectos de toda su existencia, menos precisamente sobre su trayectoria discográfica publicada bajo su nombre o con los propios Steely Dan; algo que él mismo evita astutamente y con toda la intención el 99% del tiempo, recalco. De todos modos, en el párrafo final opinaré sobre el que, bajo mi punto de vista, es uno de los motivos principales por el que este tomo de la compañía catalana se convierte en una muy deseable y valiosa esquirla de oro, apuntalo también con más ahínco si cabe.

Consecuentemente, la primera parte de la la narración en sí se produce a través de un formato algo distinto a lo que se pudiera aguardar, es decir, con la silueta de diez ocurrentes y amenos ensayos, además de una entrevista. Por lo tanto, el rockero más obsesivamente perfeccionista de todos los tiempos como es Donald Fagen nos va desgranando, en este reminiscente arranque literario, un muy dinámico océano de sensaciones sobre los ídolos que marcaron su mundo interno desde su más temprana adolescencia.

Los “hipsters” a los que se refiere y defiende, en concreto, el cantante y teclista en sus relatos, son artistas marginales estadounidenses, o sea, héroes malditos inmersos en una cultura alternativa de finales de los años 50 / primeros de los 60 y fueron justamente ellos quienes impactaron, de por vida, a aquel muchacho en sus más tempranas edades, insisto. El radiofónico presentador satírico, Jean Sheperd o el compositor de música para televisión y películas, Henry Mancini, fueron algunos de los eminentes ejemplos a seguir por aquel novel Donny Fagen, el cual también sentía una desbordante afición por las emisiones radiofónicas y nocturnas de jazz, en aquellas mismas etapas de inquieto imberbe. Esto mismo, lo reflejó luego el propio músico en la cubierta y su canción-título de su popular LP en solitario The Nightfly, de 1982, en homenaje a otro “eminente hipster”, el pincha-discos Mort Fega, también éste con un apartado dedicado en el ejemplar mencionado hoy, por descontado.

Como no podía ser de otra forma, precisamente la imagen frontal de aquel mismo mítico álbum de “La Mosca Nocturna” del 82, también es la propia portada del libro en la edición en castellano que tratamos en este reportaje. Prosiguiendo con la sinopsis, aparece en esta obra la conocida devoción del intérprete por varios escritores como los consabidos iconos “beat” Allen Ginsberg y ¡como no! William Burroughs, además de la veneración por novelistas de ciencia-ficción como A.E. Van Vogt, Alfred Bester o el inigualable Philip K. Dick, entre otros varios.

Se sigue contando en el tomo, aquella pubertad que, con intensidad, vivió precisamente Donald junto a su familia en los barrios marginales de New Jersey y donde a modo de desesperado escape, el chico viajaba con el dinero muy justo, a respetados clubes musicales de Nueva York. Una vez allí, asistía él a conciertos de sus venerados jazzmen afroamericanos como Miles DavisJohn ColtraneThelonius Monk y demás pléyade, dentro de una costumbre también muy “hipsteriana” de los estadounidenses de raza blanca de las décadas de los 40, 50 y 60. El ya malogrado, por desgracia, Walter Becker, era otro de aquellos chavales con esas mismas características de jazzero, pobre y sarcástico. Entonces, Fagen narra el decisivo e histórico instante en el que Becker y él mismo se conocieron en la Universidad de Artes Bard (a 150 kms. de Nueva York), en 1967, además de otras muchas vicisitudes de esa misma etapa estudiantil.

Efectuando un paréntesis acerca de la susodicha obra pero relacionado con la misma, lo más primordial es que todas esas comentadas semillas artísticas se mezclaron y evolucionaron en la mente de ambos jóvenes, hasta motivar la formación de los legendarios Steely Dan, en 1972 (de los cuales, por cierto, podéis hallar dos anteriores reportajes, aquí en Muzikalia).

Por poner otro ejemplo de ésto, el antes mencionado tema de la ciencia-ficción se encontró luego reflejado en letras de canciones del mismo Fagen con su grupo principal como “Android Warehouse” (1970), “King of the world” (1973) o “Sign in, stranger” (1976), además de ser una temática bastante constante en sus grandes álbumes en solitario, Kamakiriad (1993) o en la propia melodía “I.G.Y”, del mismo The Nightfly, de 1982. Puntualizar que, según mi punto de vista, Fagen es uno de los mejores letristas que han surgido en los 65 años de cronología rockera.

Con más intención de aclarar cosas que de desviarme más, los dos telones de fondo anteriores se resumen de esta otra manera. El escritor de este género, Bruce Sterling, declaró una vez que la propia literatura “sci-fi” y el jazz crecieron al mismo tiempo y son ambas manifestaciones artísticas muy de la recóndita tradición callejera estadounidense, de hacia mediados del siglo XX, todo lo cual es lo que absorbió el joven Fagen, lógicamente, reitero una vez más.

Retornando al compendio que tradujo Kultrum, también tienen su espacio y son ensalzados el maestro Ennio MorriconeRay Charles, Ike Turner o las Boswell Sisters ( éste último fue un exitoso trío femenino de jazz vocal, de los años 20 y 30), además de una extensísima lista de personajes que completan las “fagenianas” pasiones melómanas. Estas mismas, además, solo son comparables, en alto voltaje, a la introspectiva acidez del libro y su rodillazo al estrellato, algo que ya queda claro desde la primera página introductoria.

Puntualizar antes de continuar que, por ejemplo, el fragmento sobre el propio Morricone, en forma de entrevista levemente rara, está extraído de la revista de cine Premiere, con la cual el músico y también escritor Donald Fagen, colaboró entre 1987 y 1989.

En consecuencia y ya más avanzado el libro, es decir, en la segunda mitad del mismo, la cosa se transforma, inesperadamente, en un veraniego diario de alguien que, precisamente, nos tiene acostumbrados a desprender hectolitros de ironía. Por lo tanto, el cultivado autor (el cual, en el momento de edificar dichos párrafos tenía 64 años), nos desvela profundos pensamientos agrios y algo achacosos sobre su complicada, aunque sagrada, profesión como músico en la actualidad, nos obsequia con un amplio rosario refunfuñón contra hoteles, hijos de la televisión o hippies veteranos (sucesores éstos de aquellos pioneros “hipsters”) y nos transporta hacia una serie de divertidas causticidades y demás avalancha de consideraciones personales y sociológicas; todo ello marca de la burlesca, huraña y estrafalaria Casa Fagen. También, por contra, el susodicho argumentista añade trágicos pasajes referidos a un familiar de su esposa, la también cantante Libby Titus.

Toda esta segunda batería de explosivas anotaciones en su libreta, acontecieron en verano de 2012, como única arma para combatir los soporíferos y pasivos intermedios dentro de su gira por Estados Unidos, junto a los también célebres interpretes Michael McDonald ( ex -Steely Dan y ex-Doobie Brothers) Boz Scaggs ( ex-Steve Miller Band). Los tres juntos habían formado, desde 2010, la banda The Dukes of September y el mencionado tour se produjo dos años después y algo antes de lanzar, el propio Donald, su cuarta entrega en solitario, Sunken Condos.

Retornando a lo del principio, esta bicéfala propuesta literaria, que en el fondo es una exposición “juventud versus vejez”, no es, ni mucho menos repito, una vía lectora para indagar absolutamente a fondo sobre la discografía, en solitario, del irrepetible Donald Fagen o en la de su prestigioso combo Steely Dan.

Sin embargo, sí que es una evidencia que la inusual edición en castellano, promovida por Julián Viñuales y su equipo, se alza como una pieza fundamental y apetecible para, mayormente, minuciosos coleccionistas o, igualmente, fans muy adeptos de, absolutamente todo el planeta, hacia cualquier tema que se asocie con el genial teclista residente en Nueva York, opino yo. De cualquier modo y potencialmente, a los seguidores y amantes, en general, de las biografías de músicos o de la cultura estadounidense de segunda mitad del siglo XX también les puede, quizás, resultar curioso o explorable este asunto lector.

Como conclusión final, apuntar que Hipsters Eminentes posee la jugosa particularidad de constituirse como la primera obra de más de 100 hojas, en papel, que se traduce literalmente al idioma castellano acerca de temas exclusivamente biográficos relacionados con Donald Fagen y, precisamente ahí, reside uno de sus inmensos e incalculables valores.

Así pues, tercer diamante literario que talla la editorial Kultrum, el cual estará a la venta oficialmente, repetimos, desde este 28 de Enero.

7 comentarios sobre “Donald Fagen – Hipsters Eminentes (Libros del Kultrum)

  • el 14 Enero, 2019 a las 8:37 am
    Permalink

    Este libro tiene buena pinta. Gracias por una información tan amplia

    Respuesta
  • el 14 Enero, 2019 a las 10:16 am
    Permalink

    Como bien afirma Txus, si bien Donald Fagen en su obra autobiográfica no se explaya en comentar y criticar sus trabajos en solitario ni como miembro fundador de Steely Dan, puede ser una obra muy interesante para desvelar (y sus fans descubrir) su hermética personalidad ante los “mass media” y su innata ironía y carácter caústico que reflejan las letras de sus temas. Magnífica amplia reseña del libro por parte de Txus Iglesias y gracias a Muzikalia, una vez más, por su publicación.

    Respuesta
  • el 14 Enero, 2019 a las 10:44 am
    Permalink

    Muchas Gracias a César y a Joan por sus palabras hacia mi reportaje sobre el libro, aquí en Muzikalia, revista a la que agradezco la edición ( gracias a Fidel Oltra y a Manuel Pinazo). —-Espero que os guste a todos los melómanos este interesantísimo libro sobre el gran DONALD FAGEN que publica la estupenda y meritoria editorial KULTRUM.

    Los seguidores de D.Fagen, W.Becker y Steely Dan tenéis en total, con éste de hoy, 4 especiales acerca del tema, aquí en MUZIKALIA.

    Un saludo para todos los fans de la mejor música y en eso, en mi opinión, Fagen, Becker y por extensión Steely Dan, son de los 10 mejores de la historia del rock. 😉

    Respuesta
  • el 14 Enero, 2019 a las 12:26 pm
    Permalink

    Los discos de Steely Dan, Donald Fagen, Walter Becker… son otro nivel. No eran otro grupo Beat, ni indie, ni country rock… Tanto la trayectoria de Steely Dan como sus grabaciones quedaron bien explicados detalladamente por Txus Iglesias en su “Steely Dan – El rock más elegante”.
    Todo lo que adelanta Txus sobre este libro revela el universo musical, cultura y psicológico que hay detrás de Donald Fagen que fructifica en su banda y sus discos.
    Entender ese “Otro nivel” necesita este libro. Intuyo que se tornará breve; que incitará a realizar preguntas; y como buen libro… a releerse otra vez.
    Para los que amamos la música, para los músicos de verdad, para los melómanos… el libro del año.
    Por otro lado ¿No estaría mal un libro sobre las experiencias de Gary Katz o de Roger Nichols?
    ¿Qué te parece Txus?

    Respuesta
  • el 14 Enero, 2019 a las 4:12 pm
    Permalink

    Muchas gracias por su opinión y sus comentarios a un inmenso seguidor de Steely Dan, en España, como es Juan Gónzález Diz. Un honor, un lujo y un placer tenerte por aquí en el foro de Muzikalia.

    Muy bien definido, Juan, por tu parte, que suponen Steely Dan a nivel de géneros musicales y buenos apuntes los tuyos sobre el meritorio y fundamental libro que edita Kultrum sobre Donald Fagen y otros aspectos de su vida, los cuales le llevaron luego a ser el asombroso músico que fue luego con la mítica banda de Nueva York.

    Pues ojalá ojalá, Juan, pudiera salir algún libro en castellano exclusivamente sobre el productor de Dan, Gary Katz ( que siempre era total cómplice del bestial perfeccionismo de Fagen y Becker en las grabaciones) o de Roger Nichols (uno de los ingenieros de confianza de Donald y Walter). Saldrían muchos detalles, a seguir, del trabajo Nichols y Katz, los cuales son realmente unos ases míticos cada uno en su campo. Bien pensado. Por ejemplo, ¿qué tal una autobiografía y en esta ocasión de los propios Katz o de Nichols? Como digo, ojalá. 😉

    Un saludo para tí también, Juan y gracias por venir al foro de Muzikalia.

    Respuesta
  • el 15 Enero, 2019 a las 10:57 pm
    Permalink

    Muchas gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por publicar últimamente muchas y muy buenas noticias sobre los grandes Steely Dan y de forma casi consecutiva, dos geniales artículos, el anterior, sobre la discografía en solitario de Donald Fagen, y ahora mismo, esta fenomenal (“eminente”, calificaría, para la ocasión) primicia sobre la traducción en castellano (celebrar el afortunado advenimiento de esta nueva editorial, Kultrum) de este compendio de ensayos de Fagen, cuya existencia en inglés se conocía pero que podrán disfrutar ahora multitud de buenos aficionados en literatura musical en nuestro país, como se ve en los comentarios precedentes. La completa recensión de la obra deja la misma en punto de caramelo para ser degustado, y ávidas todas las personas interesadas de cara a su inminente llegada a las librerías. Enhorabuena, pues, por tan buenas noticias, y que continúen las mismas para deleite de los lectores de esta sobresaliente web de información musical.

    Respuesta
  • el 15 Enero, 2019 a las 11:28 pm
    Permalink

    Muchas gracias por su extenso mensaje, aquí en el foro de Muzikalia, a otro gran aficionado a la música de Donald Fagen, Water Becker y Steely Dan como es F. Xavier Gállego.
    Celebro que te gustaran mis dos reportajes seguidos sobre uno de los que considero mayores genios de la historia de la música rock como es Donald Fagen. Sin duda, una excelente noticia que editorial Kultrum lleve la autobiografía del músico norteamericano, al idioma castellano y aquí en MZK hemos intentado reflejar lo mejor posible tan estupenda iniciativa por parte de la propia empresa barcelonesa.

    Un saludo para tí y todos los seguidores de la banda.
    Txus

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.